Profética

Sacúdete el Polvo de los Pies

Si alguien no los recibe, ni oye sus palabras, salgan de aquella casa o ciudad, y sacúdanse el polvo de los pies.

Mateo 10:14

Hace unos días meditaba en esta palabra mientras aun estaba en mi cama. La importancia de deshacerse de toda emoción negativa o todo agravio que provenga de cualquier situación o persona. La importancia de sacudir el polvo de tus pies y no dejar que arruinen tu día o la pasión de seguir adelante haciendo aquello que Dios te mandó a hacer.

SACÚDETE!

Sabemos que los pies representan la acción de aquello que Dios puso dentro de ti, tu propósito, responsabilidad o comisión sobre la tierra. Todos tenemos uno de esos, si aun no sabes para qué viniste al mundo, solo es cuestión de descubrirlo a través de la intimidad con el Señor Jesús pasando de ser simples convertidos a ser discípulos de Cristo. Pero ese es otro tema.

Cuando el Señor te confía algo, El espera lo mejor de nosotros y muchas veces estas encomiendas no vienen sin persecución. La persecución es la responsable de hacer que tu carácter sea cada vez más sólido.

Aveces en medio de la avanzada enfrentamos situaciones donde lo que estás haciendo no es bien recibido y eso es normal. Siempre y cuando sepas que lo que haces está en la agenda del Padre para ti, ponte en automático, como siempre digo; no te enganches en los contratiempos ni en las reacciones de los demás. Aprende a desatar estas cosas de tu alma lo más pronto posible.

Tal como lo dice el verso, salgan de aquel lugar. Aveces el salir no es siempre de un lugar físico, sino que ocurre de dentro de tu corazón. Es la decisión que tomas de no albergar rechazos ni agravios que no te pertenecen. Es la determinación de no acumular cargas que lo único que hacen es atrasar tu comisión y propósito.

MANTENTE LIGERO!

Usa tu boca y saca todo aquello que te quizo perseguir, acusar, todo lo que te hizo sentir rechazo, maltrato, todo lo que te ocasionó desánimo y deseos de detenerte de lo que Dios puso en tu corazón para hacer. En tus palabras hay poder, actívala con fe que es tu moneda de transacción, sacúdete y sigue caminando!

Tu me enseñas el camino de la vida; con tu presencia me llenas de alegría; ¡estando a tu lado seré siempre dichoso!

Salmo 16:11

Con amor,

Jireh Gerch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s